Vacaciones de Verano

Vacaciones de verano

Volver a la rutina. Nos despedimos tristes de las vacaciones con las pilas a tope y con muchas ganas de rutina (sobre todo el peque).

Este ha sido nuestro primer verano como padres y también las vacaciones más largas para Ïu. Tengo muchísimas cosas que contaros sobre las últimas semanas. Nuestro hijo ha vivido muchísimos cambios, nuevas experiencias, nuevos dientes… I mi idea es hablaros de todo en diferentes entradas del blog para centrarnos más en cada una de ellas. Y hoy solo os hablaremos sobre las vacaciones en general, nuestra experiencia y opinión.

Nuestras vacaciones empezaron a principios de agosto y teníamos muchas ganas, después de tantos meses trabajando… siempre son Bienvenidas! A principio de ellas queríamos intentar mantener unos horarios rutinarios para que nuestro bebé descansase bien y no notará tanto el cambio. Tened en cuenta que no hemos estado en casa en todas estas semanas. Primero fuimos de viaje y el resto de vacaciones a la costa.

Los primeros días todo iba genial, el niño dormía todas sus horas y nosotros nos adaptábamos a sus horarios e incluso durante el viaje nos dejo dormir hasta más tarde por la mañana. Pero al volver del viaje todo cambio… Sus mañanas empezaban a las 6 de la mañana (a mucho alargar hasta las 7.10 cuando mi madre salía de casa con los perros para ir a pasear). Era horrible despertarse tan temprano, incluso hubo días que antes de las 5 de la mañana ya estaba despierto. Probamos de darle el biberón a media noche y parece que un ratillo si hemos alargado pero tampoco mucho.

Además, mientras pasaban los días la rutina costaba más de llevar a cabo. A la hora de ir a dormir también se quejaba y acababa acostándose a las 10 o 11 (mientras que antes siempre iba a las 8 o 8.30). Aunque todo lo que estamos comentando son cosas negativas, también hay de positivas. Logramos hacer dormir a Ïu en el cochecito de bebe (antes nunca podíamos) y eso nos ha permitido ir a cenar y comer siempre que hemos querido.

Sin embargo, nuestros últimos días ya deseábamos volver a casa i rehacer nuestro día a día para que él volviese a la normalidad. Su habitación, su cama, sus juguetes, su… Al llegar a casa protestó un poco, pero cuando fuimos a cambiarlo a su habitación pareció que ya la conocía y empezó a reírse. I, a diferencia de las vacaciones, hemos logrado que vuelva a dormir sus 10 u 11 horas seguidas.

Así, como os podéis imaginar, nuestro verano ha sido bastante diferente a los otros años… 1 hora o hora y media de playa, largas paseadas y muchísimas horas en el parque infantil. Y aunque haya dormido pocas horas… No lo cambiaría para nada mi verano siendo madre.

Solo falta decir…: ¡BIENVENIDA RUTINA!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *